sábado, 30 de marzo de 2013

PARÁBOLA DE LA FIESTA DE BODAS



Biblia cristiana > Nuevo Testamento > Evangelios > San Mateo > Parábola de la fiesta de bodas (40:22:1 - 40:22:14)

Jesús respondió y les volvió a hablar en parábolas diciendo:

—El reino de los cielos es semejante a un rey que celebró el banquete de bodas para su hijo.

Envió a sus siervos para llamar a los que habían sido invitados a las bodas, pero no querían venir.

Volvió a enviar otros siervos, diciendo: “Decid a los invitados: He aquí, he preparado mi comida; mis toros y animales engordados han sido matados, y todo está preparado. Venid a las bodas.”

Pero ellos no le hicieron caso y se fueron, uno a su campo, otro a su negocio;

y los otros tomaron a sus siervos, los afrentaron y los mataron.

El rey se enojó, y enviando sus tropas mató a aquellos asesinos y prendió fuego a su ciudad.

Entonces dijo a sus siervos: “El banquete, a la verdad, está preparado, pero los invitados no eran dignos.

Id, pues, a las encrucijadas de los caminos y llamad al banquete de bodas a cuantos halléis.”

Aquellos siervos salieron por los caminos y reunieron a todos los que hallaron, tanto buenos como malos; y el banquete de bodas estuvo lleno de convidados.

Pero cuando entró el rey para ver a los convidados y vio allí a un hombre que no llevaba ropa de bodas, le dijo: “Amigo, ¿cómo entraste aquí, sin llevar ropa de bodas?” Pero él quedó mudo.

Entonces el rey dijo a los que servían: “Atadle los pies y las manos y echadle en las tinieblas de afuera.” Allí habrá llanto y crujir de dientes; porque muchos son los llamados, pero pocos los escogidos.

No hay comentarios.:

Gracias por su visita.