Gracias por su visita.

14 de marzo de 2013

LOGRAR QUE NUESTRO TRABAJO TRABAJE PARA NOSOTROS


Los negocios no tienen nada que ver con terminar cosas sino con hacer cosas, muchas cosas. Quizá, demasiadas cosas. Los negocios aprovechan dos de nuestros recursos menos renovables (tiempo y energía) y brindan un retorno del que no podemos escapar.

El problema es que a nadie le enseñaron a lidiar con esta carnicería. En la escuela uno terminaba la tarea; en casa uno lava el plato. Pero ahora la información es más barata que la comida chatarra y estamos cada vez más inmersos en la misma. Nuestra posibilidad de superar esta situación depende de nuestro trabajo.

El wu wei constituye un estado mental en el que el mundo pareciera estar trabajando para nosotros. Nos sentimos tranquilos y, a la vez, alerta; concentrados y receptivos; obteniendo fuerzas de la tormenta mientras estamos en el ojo de la misma.

Al igual que el maratonista que se siente impulsado, logramos el máximo con el mínimo de energía. Es un estado en el que el trabajo duro no parece tal. Pero tampoco parece un juego.

Es más bien el concepto de felicidad de Aristóteles: el ejercicio pleno de lo que deberíamos estar haciendo.


NOTA: Wu wei (en chino "No Acción") describe un importante aspecto de la filosofía taoísta en el cual la forma más adecuada de enfrentarse a una situación es no actuar (forzar), si bien se hace mucho énfasis en la literatura taoísta que no es lo mismo no actuar que no hacer nada. También significa "sin esfuerzo" y "crecimiento" las plantas crecen por wu wei, es decir no hacen esfuerzos para crecer, simplemente lo hacen. El Wu Wei sería, pues, una forma natural de hacer las cosas, sin forzarlas con artificios que desvirtúen su armonía y principio.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios