Gracias por su visita.

13 de marzo de 2013

¿GERENCIA USTED COMO UN REY?


Mientras más piensen los empleados en uno, peores líderes somos. Si nuestros empleados siempre nos tienen en mente, entonces no somos carismáticos. Al menos no en un buen sentido. No somos líderes sino "reyes". Cuando este es el caso, los estándares de la compañía no se convierten en prioridades para los empleados. Cuando somos como reyes, ¿qué más les puede interesar a los empleados? Véase en el siguiente espejo:

1. ¿Qué preguntas hace? ¿Qué es lo más importante para el negocio y, por tanto, para el equipo? ¿Es ese el centro de sus preguntas? ¿Revisa con frecuencia si sus empleados necesitan ayuda? Las preguntas que nos hacemos con regularidad indican nuestras verdaderas prioridades.

2. ¿Qué lo energiza? Piense en lo que con más seguridad lo molesta o frustra. Cuando decimos que nuestra prioridad es la calidad, pero nos molestamos con los retrasos, le estamos enviando al personal la señal de que es mejor no preguntar.

3. ¿Qué ejemplo damos? Por ejemplo, si su prioridad es amoldarse a su jefe para obtener beneficios, los empleados harán lo mismo. Cuando le escondemos una mala noticia al jefe, los empleados asumen que ocuparse de la información es más importante que ocuparse de las operaciones.

Los empleados deberían pensar en la productividad, la calidad, las relaciones, los objetivos, etc. En pocas palabras, deberían pensar en hacer bien su trabajo. Cuando somos buenos líderes, los empleados casi nunca piensan en nosotros. No lo necesitan porque nuestra sombra se ajusta perfectamente a los objetivos y valores del negocio.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios

Seguir en Facebook

EnPazyArmonia