Gracias por su visita.

18 de febrero de 2013

CAMBIÓ LA TENDENCIA EN LAS FAMILIAS



En EUA, a principios de la década de los años 70, más de la mitad de todas las familias con niños contaban con un esposo como sostén de la familia y una esposa que se quedaba en casa cuidado a dos o más hijos. Hoy en día, esto sólo lo puede hacer la quinta parte de la población. La vida se ha vuelto muy cara para la mayoría de las familias. Aún cuando las parejas lleguen a casarse, las mujeres tienden a salir a trabajar, tengan o no hijos, pues no es posible mantener a una familia con un solo sueldo.

En la mayoría de los países ricos, el modelo dominante actual es constituir familias con dos sueldos, en las que ambos esposos trabajen, incluso, a tiempo completo. En promedio, los hombres dominan más el mercado laboral que las mujeres. Sin embargo, las cifras muestran que la proporción de mujeres en el trabajo remunerado sigue aumentando cada vez más y que, además, en muchos países esa diferencia porcentual entre hombres y mujeres ya casi no existe, se ha igualado.

Pero a veces los números no reflejan toda la realidad. En general, las mujeres, si tienen hijos, no pueden dedicar largas horas a sus trabajos, debido a que necesitan realizar largas horas de labores no remuneradas en sus hogares. Las tareas domésticas y el cuidado de los niños son actividades consideradas como responsabilidad de la mujer, aún cuando tenga un trabajo formal. Sin embargo, aunque trabajen menos horas remuneradas, las cifras indican que ellas intentan alcanzar un equilibrio razonable en sus vidas.

A pesar de las leyes que intentan garantizar la igualdad de remuneración, la mayor diferencia entre sexos es en el pago. La explicación para esto es que hombres y mujeres se concentran en mercados de trabajo distintos. Las áreas en las que las mujeres abundan son las que pagan menos, pero también son las menos afectadas por recesiones. En las crisis, las mujeres han ayudado a compensar el déficit. Sin embargo, siguen en desventaja como empresarias o empleadas. La explicación más obvia es porque la mayoría de ellas tienen hijos.

NOTA: EL HECHO DE TENER HIJOS QUE NO ESTAN CON SUS PADRES TENDRÁ UN COSTO MUY ALTO PARA LA SOCIEDAD QUE APENAS SE COMIENZA A VISLUMBRAR

LA DESCOMOSICION SOCIAL Y LA CRISIS DE VALORES, SE PRESENTA PORQUE LOS PADRES POR DEDICARSE AL TRABAJO ESTAN RENUNCIANDO A SU RESPONSABILIDAD DE EDUCAR SUS HIJOS

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios

Seguir en Facebook

EnPazyArmonia