Gracias por su visita.

3 de agosto de 2012

VALE LA PENA CONOCER LA CATEDRAL DE MANIZALES



Este es el emblema de ciudad de Manizales (Colombia).

Subir 102 metros hasta el corredor polaco, esa plataforma desde la que se obtiene una panorámica de la ciudad, es el esfuerzo que deben hacer quienes quieran ver de otra manera la Catedral Basílica Metropolitana de Nuestra Señora del Rosario, en Manizales.

Para llegar a este lugar, ubicado en el marco de la plaza de Bolívar de la capital de Caldas, es necesario superar 464 escalones.

Este pasillo estrecho de forma circular debe su nombre a los hechos trágicos que desencadenó la Segunda Guerra Mundial, ocurridos en 1939, cuando Adolfo Hitler invadió Polonia.

Simultáneamente, se estaba terminando de construir la catedral, y los acontecimientos ocurridos en Europa se asociaron con la terminación de la iglesia.

Allí, además de apreciar el volcán nevado del Ruiz, en un día despejado, se aprende sobre la historia de este templo católico, declarado monumento nacional en 1984.

Su origen se remonta a 1927, año en el que el arquitecto francés Julián Auguste Polty entregó los planos de la catedral. La idea era rehacerla después del incendio que golpeó a Manizales en 1926.

La construcción se inició el 5 de febrero de 1928 y terminó en diciembre de 1939, luego de que la obra fuera interrumpida a causa de la Gran Depresión de los años 30. La catedral tiene un área de 2.300 metros cuadrados y capacidad para 5.000 personas.

En ella se destacan los vitrales, muchos de los cuales fueron fabricados en Francia e Italia. También resaltan sus cuatro torres laterales y la torre central, custodiada por seis ángeles.

Cabe advertir que el esfuerzo para llegar hasta el corredor polaco es grande, no solo físicamente, sino también mentalmente para aquellos que sufren de miedo a las alturas. Sin embargo, vale la pena aclarar que los turistas siempre están protegidos por rejas que impiden accidentes.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios