lunes, 26 de marzo de 2012

COMO APRENDER A VIVIR EN PAZ Y ARMONIA


 
Lo primero que debes aprender es a descubrir que es lo que verdaderamente te encanta hacer en la vida (Eso puede tardar muchos años y puede cambiar con el tiempo).

Luego aprende a escuchar tu voz interior una y otra vez

Dale claridad al proceso por el que te ocurren las cosas (entender el “para que” de lo que te ocurre) y ten conciencia de lo que estás pasando (cuál es tu realidad). Medita sobre esto para que puedas centrar tu energía.

Toma conciencia de aquello que se llama "intuición", y no es otra cosa que canalizar tu propio Ser.

Busca dentro de ti los estímulos que te motivan a obrar

Toma unos minutos al día, para sentir algo tan simple como la respiración, tiempo para calmar los pensamientos, para hablar con Dios que habita en tu Ser Interno.

Pronto sabrás que no estamos solos. Cada ser humano, está acompañado de su Guía espiritual, o Ángel, que forman parte del mismo Ser.

A partir de ese punto puedes comenzar a escuchar y aprender a canalizar las buenas energías.

Así aprenderás a enfocar tu consciencia y a confiar mejor en ti mismo y a generar muchísima paz interior y una alegría que te aleja de todo lo negativo.

No se trata de asegurar o de predecir el futuro, sino de saber que éste puede cambiar con nuestro libre albedrío. Nosotros conducimos nuestra vida y decidimos si enfrentamos o hacemos a un lado los obstáculos que se nos presentan, teniendo a Dios como guía.

Dios es el Bien absoluto, nada malo podría derivarse de Él.

Lo que debemos construir es un estado de percepción positiva, fabricado por nuestra consciencia y compartir esta visión con Dios.

El miedo, sólo provoca oscuridad, soledad, desasosiego y alimenta la otra polaridad de la existencia.

Nacemos en la Luz y con los años nos olvidamos quienes somos, de donde partimos y hacia donde vamos. Por eso siento que es tan importante para nosotros reconocer nuestra identidad.

Sólo el ejercicio diario, la oración y la meditación nos llenan de Amor, Paz y Armonía.

Debes ser consciente que el libre albedrío nos permite que cada uno elija como se quiere sentir.

En nuestro Universo, hay muchas mas posibilidades las que podemos llegar a imaginar y uno hace parte de él.

Conéctate con Dios tu Guía

Acepta y revisa tu experiencia de vida, y da gracias por lo que has vivido.

Dios es mucho MÁS de lo que nos han mostrado. Cuando nos liberamos del temor a Dios, que nos fue inculcado, sentimos Su Amor y el dialogo fluye.

Libérate también del miedo a la muerte. Pídele a Dios el valor y la serenidad para aceptar la partida cuando sea la hora que Dios ha elegido para nosotros.

No sientas culpa por cosas inexistentes o por cosas que han generado otros que nos quieran gobernar.

Aprende de cada experiencia que vives

Cuando te ocurran situaciones que no te agradan, una vez ha pasado momento del enojo, y cuando comienzas a comprender la situación, trata de no juzgar y de no juzgarte. Pregúntate ¿Qué debo aprender con respecto a esto que me ocurrió o que me está ocurriendo?, ¿Para qué me ocurrió esto?... Y si continúa el enojo, repite varias veces "Lo siento y te Amo, lo siento y me Amo", (es una técnica hawaiana, implementada por el Dr. Ihaleaka Hew Len). Porque ese Ser te está mostrando algo, se cruzó en tu camino precisamente porque tu necesitabas  experimentar eso. Las casualidades no existen.

Recuerda que si no encuentras una respuesta para una situación determinada, se puede generar una culpa. Por eso es que te debes concentrar en encontrar el ¿para que? de cada experiencia que vives.

Cuando un Ser genera miedo, es porque no ha podido enfrentar su propia verdad, no se conecta con lo positivo, no cultiva la paz y la armonía .

Muchas veces, el miedo nos conduce a un mejor conocimiento de Si Mismo. Porque esto nos lleva a resolver y aclarar nuestro propio plan de vida, y allí es cuando se experimenta la conexión con Dios, dejando el sentimiento de miedo que no es otra cosa que dar fuerzas a lo negativo, para no realizar determinada acción.

Entrégale y confíale a Dios los problemas que no está en ti resolver. Pídele serenidad y calma para afrontarlos y sabiduría en el momento de actuar.

Generamos miedo a lo que no conocemos y esto nos lleva sólo a desvalorizarnos.

Las personas con miedo se paralizan, y pueden ser manipuladas con facilidad.

Los Seres Humanos tenemos dos sentimientos básicos que se nos manifiestan a diario: el miedo y el amor. Cuando nos conectamos con el miedo, estamos apartados de Dios.

Practica este ejercicio repitiendo estas palabras: "Miedo, te reconozco, pero te sientas en el asiento de atrás, porque ahora manejo Yo.". Con esto estás tomando el control y el miedo desaparece.

Mi conexión con Dios, es sentir "El Todo" que Es. Yo lo siento a través del Amor.

No hay comentarios.:

Gracias por su visita.