Gracias por su visita.

29 de julio de 2011

MEMORANDO DE DIOS PARA TI



Pídeme un consejo… que YO Escucho tu lamento.
Sabes que te escucho. Vive en paz. Mantente tranquilo.
Tengo el consuelo para tu pena, ya que conozco su causa... y su cura.
  • Lloras por todos tus sueños que se han desvanecido con los años.
  • Lloras porque tu dignidad que ha sido corrompida por el fracaso.
  • Lloras porque tu potencialidad se ha perdido.
  • Lloras porque tu individualidad que ha sido pisoteada por la gente.
  • Lloras porque tu talento ha sido desperdiciado por el mal uso.

¿En dónde están tus cualidades, la belleza de tu figura, tu agilidad de tus movimientos, tu claridad de pensamiento, el esplendor de tu conversación?

¿Recuerdas quién implantó en tu ser aquellos planes, sueños y semillas de esperanza?

No recuerdas ese momento en el cual emergiste del vientre de tu madre y posé mi mano sobre tu suave frente. ¿Recuerdas nuestro secreto?

El paso de los años ha destruido tus recuerdos, ya que ha llenado tu mente con el miedo, la duda, la ansiedad, el remordimiento, el odio, ¿porque no hay lugar para los recuerdos agradables?.

No llores más. Estoy contigo... y este momento es la línea divisoria de tu vida.
Lo pasado está muerto.
Permite que los muertos entierren a sus muertos.

Enciende tus velas. Cómprate tu pastel. Sirve el vino, HAS RENACIDO.

Al igual que la mariposa al salir de su crisálida, volarás... vuela tan alto como desees, y ni las avispas ni las libélulas ni las cadenas de la humanidad obstaculizarán tu misión o búsqueda de las verdaderas riquezas de la vida.

Siente mi mano sobre tu cabeza. Atiende a mi sabiduría.
Déjame compartir contigo, otra vez, el secreto que escuchaste a la hora de tu nacimiento y que has olvidado.

Tu eres el milagro más grande del mundo.
No has sabido; no has escuchado; no has entendido.
Se te ha dicho que eres una pieza especial del trabajo, noble en razón, infinito en facultades, expreso y admirable en forma y movimiento.
Se te dio el secreto para mover montañas, para realizar lo imposible.

Quemaste tu mapa de la felicidad y abandonaste tu derecho a tener tranquilidad mental y a vivir en paz y armonía. Apagaste las velas que habían sido colocadas a lo largo de tu ruta hacia la gloria.

¿Me culpaste a mí? Piensas que tus defectos, tus mediocridades, tu falta de oportunidad, tus fallas... eran la voluntad de Dios!... ¡Estabas equivocado!

Hagamos un inventario: Primero hagamos la lista de tus defectos. ¿Cómo voy a pedirte que construyas una nueva vida si no cuentas con las herramientas? ¿Estás ciego?, ¿Estás sordo?, ¿Puedes reír o llorar? ¿Eres mudo? ¿Estás paralítico? ¿Ni amas ni te aman? ¿Te oprime la soledad día y noche?
¡No!.

Aprende el secreto del amor, que consiste en que para recibir amor debe entregarse sin reciprocidad.

Amar por satisfacción u orgullo, no es amar. El amor es un regalo por el cual no se exige nada a cambio. Ahora sabes que el amor sin egoísmo es tu  recompensa. Y aun cuando el amor no sea devuelto no está perdido., ya que el amor que no es recíproco regresará a ti y ablandará y purificará tu corazón.
.
¿Es débil tu corazón? No. Tu corazón es fuerte. Pon tu mano sobre el pecho y siente su ritmo, bombeando hora tras hora, día y noche, treinta y seis millones de latidos al año, año tras año, despierto o dormido, impulsando la sangre a través de cien mil kilómetros de venas, arterias, y que llevan... más de dos millones de litros de sangre al año.

¿Eres pobre? ¿No posees oro ni plata?, No. ¡Eres rico! Analiza la lista de cualidades y vuelve a contar.  ¡Contabiliza tus bienes! Tienes demasiadas cosas. Tus dones se derraman de tu copa... y tú has sido negligente con ellos.

¿Qué hombre rico, viejo o joven, retardado o inútil no cambiaría a todas sus riquezas por los dones que tú has tratado tan a la ligera?

Debes conocer muy bien todos esos sones que posees, que son necesarios para obtener la felicidad y alcanzar la gloria. Esos son tus tesoros, tus herramientas con las cuales construir, empezando hoy, la base para una nueva y mejor vida.

Por lo tanto, cuenta tus dones, y sé consciente de que eres mi creación más grande.

El pobre no es el que tiene poco, sino el que desea mucho... y la verdadera felicidad descansa no en las cosas que uno posee sino en las cosas que puede hacer sin ellas.

¿Dónde están los defectos que ocasionaron tu fracaso?
Sólo existen en tu mente. Cuenta tus dones. Ten conciencia de tu individualidad. Eres único.

Ahora me dirijo a ti por tres razones.
  • Me necesitas.
  • No eres una horda de destrucción dentro de una masa gris de mediocridad.
  • Y... eres una gran rareza.

Analiza una pintura de Rembrandt, o un bronce de Degas o un violín Stradivarius o una obra de Shakespeare. Son de mucho valor por dos razones: sus creadores eran maestros y son pocos en cantidad.

¿Tu sabes quién te creó y que no hay nadie mas como tú?. Nunca ha habido entre los setenta mil millones de seres que han caminado sobre el planeta desde que éste fue creado, un ser que haya sido exactamente igual a ti.
Nunca, hasta el fin del mundo, habrá otro igual a ti.

Eres: Único en su clase. Único entre los únicos. Un premio sin precio, poseedor de cualidades en mente, habla, movimiento, apariencia y acciones que nunca tuvo otro ser que haya vivido, viva o viviere.

¿Por qué te has valorado en centavos cuando tu valor es comparable a la riqueza de un rey? ¿Por qué escuchaste a quienes te menospreciaron?... y, peor aún, ¿por qué les creíste?

No sigas escondiendo tu individualidad en la oscuridad. Sácala. Muéstrala al mundo. Esfuérzate por no caminar como tu hermano, ni a hablar como habla tu jefe, ni a trabajar como trabaja el mediocre. Nunca hagas lo que otro. Nunca imites a nadie.

Como ya sabes, no debes imitar al malo, pues el que lo imita, siempre lo
supera, mientras que quien imita al bueno siempre se queda corto... No imites a nadie. Sé tú mismo. Muestra al mundo tu individualidad y él te bañará en oro.

¡Cuenta tus dones! Y ¡Proclama tu individualidad!
No tienes dudas. No eres mediocre. Fuerzas una sonrisa. Admites tu propia decepción.
¿Y tu próxima queja?
La oportunidad nunca te busca… Búscala tú.

Si alguien te pide que le acompañes a caminar un kilómetro... acompáñalo dos.
El único medio cierto de triunfar es rendir más y mejor de lo que se espera de ti, sin importar de que se trate.

El camino más seguro para condenarte a la mediocridad es realizar solamente el trabajo por el que se te paga.

No pienses que te están engañando si rindes más de lo que se te paga, ya
que hay un péndulo para toda la vida y lo que trabajes, si no te es recompensado ahora, lo será mañana multiplicado por diez.
El mediocre nunca camina otro kilómetro, piensa que no vale la pena seguir adelante. Pero tú no eres mediocre. Caminar otro kilómetro es un privilegio del que debes apropiarte por iniciativa propia.

La responsabilidad de tu fracaso son únicamente tuyos. No puedes ordenar el éxito, sólo puedes merecerlo... y este es el secreto para merecer su recompensa. ¡Camina otro kilómetro!

Mira a tu alrededor. Observa que en donde sólo ayer te revolcabas en la autocompasión,  ahora caminas erguido sobre una alfombra de oro. Nada ha
cambiado... excepto tú, pero tú lo eres todo.

Eres el milagro más grande del mundo.

Las leyes de la felicidad y el éxito son.
- ¡Cuenta tus dones!
- ¡Proclama tu individualidad!
- ¡Camina otro kilómetro!

Sé paciente con tu progreso. Nada puede hacerse en un abrir y cerrar de ojos. Pues lo que obtienes con mayor dificultad, lo retienes durante más tiempo; como aquellos que ganan una fortuna, son más cuidadosos con ella que aquellos que la heredan.

Y no temas entrar en tu nueva vida. Toda adquisición noble se obtiene con sus riesgos. Quien teme encontrar algo, no debe esperar obtener lo otro.

Ahora sabes que eres un milagro. Y no existe el temor en un milagro. Sé orgulloso.

No eres un capricho momentáneo de un creador descuidado que hace experimentos en el laboratorio de la vida. No eres un esclavo de fuerzas
que no puedes comprender. Eres una manifestación libre de mi ser, de mi amor. Fuiste creado con un propósito. Siente mi mano. Escucha mis palabras.
Me necesitas... y yo te necesito.

Tenemos un mundo que reconstruir...  Te di el poder de pensar, de amar, de decidir, de reír, de imaginar, de crear, de planear, de hablar, de rezar.

Mi orgullo era que no conocías ataduras. Eras mi creación última, mi
mayor milagro.  Un ser vivo completo, que puede adaptarse a cualquier clima, a
cualquier trabajo pesado, a cualquier desafío. Uno que puede crear su propio destino sin ninguna interferencia. Uno que puede traducir cualquier sensación, o percepción, no por el instinto, sino mediante el pensamiento y el análisis en cualquier acción que sea mejor para él y para toda la humanidad.

Te di e poder de elección y el dominio total sobre tu propio destino. Te dije que determinaras por ti mismo tu propia naturaleza de acuerdo con tu propia voluntad.
Piensa en las elecciones que has hecho en tu vida y recuerda, ahora, aquellos amargos momentos en los que caerías de rodillas si tan sólo tuvieras la oportunidad de elegir nuevamente.
Lo pasado, pasado está... Solo fue una lección que necesitabas aprender.
Usa sabiamente tu poder de elección.
Elige amar... en lugar de odiar; elige reír... en lugar de llorar; elige crear... en lugar de destruir; elige perseverar... en lugar de renunciar; elige alabar... en lugar de criticar; elige curar... en lugar de herir; elige dar... en lugar de robar; elige actuar... en lugar de aplazar; elige crecer... en lugar de consumirte; elige bendecir... en lugar de blasfemar; elige vivir... en lugar de morir.

Eres algo más que un ser humano, eres un ser humano digno.
Eres capaz de realizar maravillas. Tu potencialidad es ilimitada.
¡Nunca te menosprecies nuevamente!
¡No te rebajes por las cosas insignificantes de la vida!
¡Nunca ocultes tus talentos, de ahora en adelante!

Recuerda cuando decías: "Cuando sea un niño grande". "Cuando crezca", "Cuando me case". "Cuando me jubile".  Y entonces, llega la jubilación y observa el panorama de lo hecho; un viento helado pasa sobre eso y de alguna forma lo ha perdido y se ha ido. Disfruta de este día, hoy... y mañana disfruta mañana.

Nunca más sentirás autocompasión y cada nuevo día será un desafío y una alegría.

Hoy has nacido nuevamente... pero igual que antes, puedes elegir entre el
fracaso y la desesperación o el éxito y la felicidad.

La elección es exclusivamente tuya.
Yo solamente puedo observarte, como antes... orgulloso... o apenado.

Recuerda las leyes de la felicidad y el éxito.
  • Se conciente de tus dones.
  • Proclama tu individualidad.
  • Camina otro kilómetro.
  • Usa sabiamente tu poder de elección.
  • Haz todo con amor... amor por ti, amor por otros y amor por mí.

Seca tus lágrimas.

Sal, toma mi mano y mantente erguido.

Permíteme quitarte las mortajas que te atan.
Tú eres el milagro más grande del mundo

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios