Gracias por su visita.

13 de mayo de 2011

LAVARSE LAS MANOS TAMBIÉN ACLARA LAS DUDAS



Cada día se nos plantean miles de cuestiones, algunas más trascendentales que otras, y la decisión no siempre es fácil. ¿Qué carrera estudio? ¿Qué automóvil me compro? ¿Llevo a mis hijos a un colegio público o privado? ¿Me caso o no? A veces, incluso, cuando ya nos hemos inclinado por una de las opciones, nos sigue generando ansiedad pensar si habremos elegido lo correcto.

Pues bien, un estudio de la Universidad de Michigan ha encontrado que un gesto tan sencillo como lavarse las manos puede ayudarnos a aclarar nuestras dudas tras tomar una decisión.

El estudio, publicado este mes en la revista Science, amplia otras investigaciones que demostraban el poder del lavado de manos en la eliminación de la culpa por malas acciones del pasado.

«No es sólo que lavarse las manos contribuya a la limpieza moral y física de la persona, como aseguran algunos estudios. Nuestra investigación muestra que también reduce la influencia de comportamientos pasados y decisiones que no tienen implicaciones morales», explica uno los psicólogos autores de la investigación.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores reclutaron a estudiantes a los que le pidieron que eligieran entre 30 carátulas de CD como parte de un presunto estudio de mercado. Los participantes escogieron libremente los 10 CD que más les gustaron, clasificándolos según sus preferencias. Después, les propusieron que eligieran entre el quinto y el sexto CD de su ranking. Una vez hecha la elección, los participantes tuvieron que completar una encuesta sobre una marca de jabón líquido. Antes de responder a las preguntas, la mitad de los estudiantes observó el envase, mientras que el resto probó el jabón lavándose las manos. Después de completar el test, a los participantes se les volvió a pedir que clasificaran de nuevo los 10 CD.

El poder de lavarse las manos
El resultado es que aquellos que examinaron la botella de jabón sintieron la necesidad de justificar su nueva elección. Encontraban el nuevo CD elegido mucho más atractivo que el anterior y el relegado mucho menos atractivo que el elegido en la primera ocasión. «Pero el lavado de manos elimina este efecto clásico», explica otro de los investigadores. Los que se probaron el jabón lavándose las manos, no necesitaron justificar su decisión cuando clasificaron sus CD por segunda vez.

Para confirmar su teoría, los investigadores repitieron el estudio con otro mecanismo. Esta vez relacionaron los sabores de diferentes tarros de mermelada de fruta con otra encuesta sobre toallitas antisépticas. El resultado fue el mismo. «Los que se limitaba a examinar la toallita justificaban después su decisión sobre el sabor preferido de mermelada buscando grandes diferencias entre la mejor considerada y la peor. Esta necesidad fue eliminada en los participantes que se limpiaron las manos con el paño antiséptico.

De acuerdo con los autores del estudio, los resultados muestran que el lavado de manos puede, además de limpiar los rastros de un comportamiento inmoral, borrar la incertidumbre de las decisiones que hemos tomado, reduciendo la necesidad de justificarlas. Así que si no está seguro de su elección, lávese las manos para «aclarar» cualquier duda.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios