26 de mayo de 2009

INJURIA


Dejemos a los envidiosos la tarea de proferir injurias y a los necios la de contestarlas.


Las injurias tienen una gran ventaja sobre los razonamientos: la de ser admitidas sin pruebas por una multitud de lectores.

La burla y el ridículo son, entre todas las injurias, las que menos se perdonan.

Las injurias son las razones de los que tienen culpa.

¿Qué ganarías con injuriar a una piedra que es incapaz de oírte? Pues bien, imita a la piedra y no oigas las injurias que te dirijan tus enemigos.

Si otro te injuria, puedes olvidarlo; si injurias tú nunca olvidarás.

Más vale apagar una injuria que apagar un incendio.

No hay comentarios.:

Gracias por su visita.

EnPazyArmonia