4 de mayo de 2009

FASES DE OSCAR WILDE 11



Me gusta contemplar a los hombres geniales y escuchar a las mujeres hermosas.
Mientras la guerra sea considerada como mala, conservará su fascinación. Cuando sea tenida por vulgar, cesará su popularidad.
Mientras que para la sociedad no existe mayor pecado que la vida contemplativa, los más cultos opinan que la contemplación es la ocupación natural del hombre.
Muchas veces, cuando creemos estar realizando una experiencia sobre los demás, la estamos verificando sobre nosotros mismos.
Nada se parece tanto a la ingenuidad como el atrevimiento.
Ningún gran artista ve las cosas como son en realidad; si lo hiciera, dejaría de ser artista.
No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo.
No hay cosa que más se parezca a la inconsciencia que la indiscreción.
No hay libros morales ni inmorales. Los libros están bien escritos o no lo están.
No hay nada como el amor de una mujer casada. Es una cosa de la que ningún marido tiene la menor idea.
No soy tan joven como para saberlo todo.

No hay comentarios.:

Gracias por su visita.

EnPazyArmonia