Gracias por su visita.

14 de abril de 2009

TRUCOS DE FOTOGRAFIA



Enfoca a los Ojos: Los ojos son un imán para nuestra atención: son un elemento clave en la comunicación y por eso deben tener un papel central en nuestros retratos. Salvo que quieras centrarte específicamente en una parte del rostro (por ejemplo, los labios), enfoca a los ojos. Especialmente cuando trabajes con profundidad de campo muy reducida (valores de F bajos). Unos ojos penetrantes, bien enfocados suelen causar un efecto impactante.

Usa un Fondo Simple: Si hablamos de retratos, nos suele interesar centrar la atención lo más posible en la persona. Busca que esta contraste lo más posible sobre el fondo. Juega con aperturas reducidas y fondos lo más simples y homogéneos posible. Evita, en la medida de lo posible que haya líneas muy definidas que corten el sujeto de tu retrato en 2 o 3 partes. En definitiva, reduce lo más posible los elementos que puedan distraer de la contemplación de la persona que estás fotografiando

Sácalo del Centro: Estoy visualizando la típica foto: una persona fotografiada a medio cuerpo y con la cabeza en el centro geométrico del marco. Estas composiciones raramente funcionan bien. No te obsesiones con centrar tu retrato en el marco. Busca más bien los extremos. No te olvides de la regla de los tercios y sitúa algún elemento (ojos, labios) en los puntos de atención del marco. A veces la belleza se esconde en pequeñas imperfecciones o en elementos no pareados.

Corta con el Encuadre: No es necesario recoger todos y cada uno de los pixels de la persona que vas a retratar. A veces un encuadre en que ciertos elementos quedan fuera ayudan a centrar la atención sobre los puntos más llamativos de tu retrato. Por ejemplo, encuadres en los que se recorta ligeramente por encima de la mirada suelen funcionar bastante bien porque ayudan a centrar la vista en los ojos.

Cerca, Más Cerca: No lo uses como una ley que siempre has de cumplir. Pero en general, no renuncies a acercarte un poquito más. Ten claro que es lo que tiene que aparecer en tu foto y no metas ni un elemento superfluo más. Si no lo conseguiste en tiempo de disparo, recuerda que luego puedes ayudarte a reencuadrar con tu editor favorito: esta es una técnica que usan incluso los más aférrimos enemigos del Photoshop

Evita la Luz Directa: La luz molesta hace que, por mucho que lo intentemos tendamos a cerrar los ojos. Y si nos obligamos a abrirlos, forzamos la postura natural del rostro. Evita luces directas e intensas. Pero, ¡cuidado!, no vaya a ser que evitando la luz directa vayas a incurrir en un contraluz ¿vale?

¿Sólo Personas?: Pues claro que no. De hecho, en muchos casos, los animales de compañía son uno más de la familia. Todos hemos visto grandes "retratos" de animales: simpáticos, divertidos, tiernos... Puedes aplicar con ellos estos mismos consejos seguro de que estarás en el buen camino para conseguir una instantánea de la que presumir con tus amigos.

Dispara, Dispara, Dispara: Sí: ya lo sé. Me acabo de devanar los sesos con este consejo. Pero es que una de las mayores ventajas de la fotografía digital es que disparar es gratis. Así que, en retratos, como en el resto de estilos, no te canses de disparar. Guarda todas las fotos y luego analízalas tanto solo como en compañía y descubre cuáles son las que más gustan y, sobre todo, toma nota de por qué y en qué circunstancias. No está de más tenerlo en cuenta para la próxima sesión de retratos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios