Gracias por su visita.

27 de abril de 2009

FELIZ EDAD


El Primer Congreso Internacional de la felicidad celebrado en Madrid llegó a la conclusión de que la felicidad solo es alcanzada después de los 40 años.
La mayoría de las personas, cuando son cuestionadas sobre el asunto, dicen:
"No existe felicidad, existen solo momentos felices".
Era lo que pensaba cuando habitaba la cueva de los 17 años, para donde no volveria ni que me llevaran de los pelos.
A los adolescentes les gritan dia y noche: tenes que estudiar para el examen, aprender ingles, usar siempre profilactico (y continuar usando), decir no a las drogas, no beber cuando manejas, dar satisfaciones a los padres, leer libros que no queres y administrar decenas de pasiones fulminantes y roturas.
No tiene plata para salir cuando quiere, acostumbra a deprimirse de lunes a jueves y solo se divierte los sábados, en locales donde siempre tienen fila…. Es el apocalipsis.
Felicidad, donde estás?
Aqui, en la casa de los 40 y su vecindario.
Es seguro que surgen unas arruguitas, unas mechas blancas y la barriga sale,
pero es un precio justo para lo que se gana a cambio.
Pensa: después de los 40, pagas de tu bolsillo lo que comes y lo que vestis.
Te volves ingles, frances, italiano.
No intentas mas el suicidio cuando un amor no se dá, te apaisionaste por la literatura, cambiaste tu mochila hippie por una notebook y no necesitas autorización de nadie para ver el canal de Playboy.
Tal vez no te hayas vuelto el Brad Pit que soñaste un dia, mas reconoces el rostro que ves en el espejo, sabes de quien se trata y simpatizas con su cara.
Despues que cumplimos las misiones impuestas en la cuna: tener una profesión,
casarte y procrear, comenzamos a ser libres, a escribir nuestra propia historia, a valorizar nuestras cualidades y tener un cierto cariño por nuestros defectos.
Somos los titulares de nuestras decisiones. La juventud hace bien para la piel, pero nunca salvo a nadie de ser una máscara.
La madurez, si, permite una cierta locura.
Despues de los 40, conforme descubrieron los participantes de aquel congreso curioso, estamos mas aptos a decir que infelicidad no existe, lo que existe son momentos infelices.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios