7 de julio de 2008

CLAVES PARA LA ENTREVISTA LABORAL Y CONSEGUIR UN BUEN TRABAJO


Piensa en positivo, no intentes ser quien no eres, opta por la verdad, evita hablar mal de tus antiguos trabajos, muéstrate consecuente con tu vida personal, destaca tus cualidades, evita hacerte la víctima e intenta "conectar" con la persona que te entrevista.
Capacitación. Cuando más capacitado estés y mayor sea tu experiencia, más posibilidades tendrás, y por tanto deberás aportar las pruebas necesarias para demostrar que es así.
Autenticidad. Ser sincero y natural, inspirar confianza, y demostrar unos principios y valores es fundamental. Incluso si te pones nervioso, no pasa nada por admitirlo. Los entrevistadores quieren personas, por lo que hay que evitar inventarse cosas: a la larga las mentiras salen a la luz.
Motivación. Convence al entrevistador de que no sólo estás preparado para el trabajo sino también entusiasmado, que te encanta y vas a entregarte a éste, poniendo todo tu empeño.
Mentalización. Piensa que tu eres el producto y te has de saber vender: las herramientas que usarás son el currículo vitae, la carta de presentación y tu persona, en la entrevista laboral. Llevar un dossier donde se muestren algunos trabajos, puede ayudar.




También persiguen la polivalencia y la autonomía, así como la capacidad de resolver problemas, trabajar en equipo y comunicarse.
Adaptación. Para aumentar tus posibilidades de éxito, conviene saber lo que más valoran las empresas: buscan personas bien formadas, con inquietudes e iniciativa, hábiles, amigables, adaptables a situaciones diversas, que puedan manejar simultáneamente varias tareas y funciones, y que valoren tanto el instinto y la intuición como la racionalidad y el análisis.
Información. Averigüa todo lo que puedas sobre la compañía en la que quieres entrar: filosofía, actividad, evolución, ambiente. También indaga sobre el puesto que aspiras ocupar: características, remuneración y terminología.
Simulacros. Prepara cada entrevista, ensayando el encuentro con alguien que asuma del papel de entrevistador, que ponga objeciones a lo que dices y te haga preguntas comprometidas.
Análisis. Define tus objetivos, desarrolla las posibles respuestas más allá del “sí y el no”, repasa tu currículo y analiza tu candidatura para ser concreto en las explicaciones y tener claro lo que quieres conseguir.
Puntualidad. Acude a la cita con puntualidad, y llega con diez minutos de antelación, para evitar ansiedades de "última hora". Si no conoces el lugar, conviene visitarlo antes y saber cómo llegar.
Saludo. Estrecha la mano del entrevistador con firmeza, saludándolo por su nombre, pero sin tutearlo, a menos que éste se lo solicite.
Vestimenta. Es casi imprescindible el traje de chaqueta y corbata en el hombre, y una apariencia sobria en la mujer, sin demasiadas joyas, maquillaje, adornos o perfume. Lleva el atuendo que vestirías si fueras a tu futuro trabajo un día cualquiera. Nunca vistas ropa llamativa o fuera de lugar, ni desaliñada.
Postura. Evita sentarse hasta que te lo indiquen. Siéntate derecho, en una postura recta, evitando las posiciones demasiado inclinadas hacia delante o atrás, cuidando los gestos de ansiedad o nerviosismo.
Imagen. Procura llevar el pelo igual que en la foto del currículo, evita tocarte el cabello y que caiga sobre tu cara. Tus manos deben estar cuidadas: es una de las partes del cuerpo donde más se fija el entrevistador. Evita los colores en las uñas.
Actitud. Mantén un talante relajado, natural e interesado, aunque sin llegar a la camaradería. Emplea un tono de voz enérgico y pensativo, no agresivo, ni demasiado rápido ni muy lento, y adopta una conducta positiva, mirando a los ojos directamente y sonriendo de vez en cuando.
Eficacia. Intenta conducir la conversación hacia un terreno en el cual puedas demostrar tus capacidades y experiencia laboral.
Atención. Cuando te hagan una pregunta no intentes responderla antes de que terminen de formularla: organiza tu respuesta y dala después de unos segundos; el silencio expresa autoconfianza y autocontrol.
Estilo. Te conviene adueñarse del hilo conductor de la conversación, para llevarla al campo que más te favorece, aunque sin dejar de responder a las preguntas.
Positivo. Cuenta al entrevistador lo mejor de ti: qué objetivos has cumplido en las empresas en que has trabajado, cómo te adaptaste a esos puestos; cuál es tu experiencia, cómo te capacitas, cómo has evolucionado profesionalmente.
Atención. Escucha atentamente y no te adelantes a las ideas del otro.
Asertividad. Si estás en desacuerdo con lo que afirma el entrevistador, exprésalo argumentando tu opinión, sin caer en la agresividad.
Remate. Demuestra que has entendido las necesidades del puesto y la empresa, y que tu perfil laboral y personal coinciden con lo que necesitan.
UTILIZA TU RED DE CONTACTOS Cuando se está desempleado, es el momento perfecto de explotar la tarjetas personales que ha recogido y darles un buen uso. No les pidas directamente un trabajo, pero debe hacerlos saber que buscando nuevos proyectos para emprender. Tampoco les diga el porqué de tu renuncia (o despido), nadie necesita saberlo.
CONSEGUI UN TRABAJO PART-TIME: Encontrar un trabajo de medio tiempo solamente puede ayudarlo a seguir buscando otro trabajo y mientras tanto poder mantenerse. Sin embargo, no deje que este trabajo dificulte la meta principal de encontrar el empleo de tiempo completo que se busca.
HAGA LAS COSAS QUE LO DIVIERTEN: Despejar la mente es tan importante como llenarla de preocupación por encontrar un trabajo. Por eso haga lo que más le gusta en el tiempo libre. No tenga la mente ocupada las 24 horas del día en conseguir trabajo.
CONSIDERE LA BÚSQUEDA DE TRABAJO COMO UN TRABAJO: Debe poner todas las energías en eso, por eso mismo se debe tomar como un trabajo.
NO ESTABLEZCA UNA SOLA POSICIÓN: Muchas veces se desechan algunos trabajos por considerarlos inferiores a lo esperado. Pero en el mundo corporativo, siempre hay algo mejor esperando afuera. “Las cosas buenas llegan al que sabe esperar”.
UTILIZE TODOS LOS RECURSOS: Utilice todos los recursos y medios: el periódico, Internet, llamadas a amigos y a contactos, etc. No sea estático o pasivo y vera que pronto conseguirá trabajo.
TENGA UN GRUPO DE APOYO: La familia y los amigos son los mejores aliados para pasar el momento, ya que ellos también alguna vez pasaron por lo mismo. Ellos siempre estarán allí para apoyarlo.
SEA POSITIVO: Siempre es bueno tener una actitud positiva en una entrevista. Que sepan que esta interesado en el trabajo y dispuesto a dar lo mejor para lograrlo.
SER FELIZ: Esta es una gran oportunidad de ver como positivas las cosas que antes eran negativas, Se puede tener la visión de que está por comenzar algo nuevo y excitante, en comparación a perder algo viejo que ya no lo satisfacía.

No hay comentarios.:

Gracias por su visita.

EnPazyArmonia